viernes, 23 de abril de 2010

A mis 23 primaveras...

... ya no estoy para estos trotes. No andaba muerta, aunque sí bastante madreada por el estrés de mi maravillosa adicción al trabajo, que ni de parranda.

Además, el día de hoy siento vivir al lado de una casa con piscina con tipos que sólo usan palabras como "mami" y "perreo" intercaladas con balbuceos de latinos radicados en Miami rodeados de chicas a medio encuerar. Nálgame Dios. Y, escuchando a los vecinos bailar al son de canciones que hablan de las bienhadadas redondeces femeninas, yo voy a descansar las mías al lecho, que mañana madrugo y trabajo (ya sé, EPIC FAIL).

De cualquier modo, no podía despedir la semana sin la foto del momento (hasta ahora mi elección top de logotipos de todos los tiempos y aquéllos que están por venir): la cajita de uno de mis salvavidas intestinales:



¿Ya viste? Tiene un intestinito... ¡y forma una "ese"! Qué jocoso.

En fin, me he de retirar, no sin antes presumirles que el domingo voy a ver a Yann Tiersen. Quiobo.

Queda de ustedes quien los quiere* y no los olvida**,
La Morena de Fuego.

*Bueno, sólo a algunos.
**Sí, no los olvido aunque no postiiiiieé.

0 agravios / saludos / obscenidades: