viernes, 26 de diciembre de 2008

Quotation

Marieta

no seas coqueta,
porque los hombres son muy malos...

Prometen 
muchos regalos
y lo que dan son puros palos.

Canción cantada a ratos por Irene Bretón, mi bisabuela: 
una de las mejores mujeres que conocí jamás.

Chiste

De comida familiar.

¿Por qué ya nadie quiere irse a trabajar a Morelia...?

Porque los explotan.


"Funnydrum.mp3" (Autor: 2007)

viernes, 19 de diciembre de 2008

Crimen

Por Valeria Castel


Me and the dragon can't chase all the pain away.
Placebo

Alguien cortó la luna por la mitad esta noche.

Un agravio de tal magnitud sólo pudo ser perpetrado
por alguien de indudable perversidad.

Alguien ha partido la luna,
de un zarpazo la han convertido
en medio queso, en una sonrisa sardónica.

Habrá que esperar 
a que vuelva.
A verme en su completud,
a verme lamentarme,
como ya es costumbre.

martes, 11 de noviembre de 2008

Machine gun

Soy una máquina de escribir.

Las teclas viven en mí, son extensiones de mi carne, son mis únicas cómplices.

No quiero parar.

Frenética, estúpida, absurda.



Y me pregunto si tú

eres razón suficiente

para detener esta insignificancia continuada

de letras, imágenes y alientos.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Jíjole!

Intenté cambiar el fondo de esta porquería y resultó en un desmadre. Ya ni mi perfil quedó a la vista : ( 


Si alguno de los deschongados lectores tiene idea de cómo cambiar esta madre... ¡Ayúdeme!

Por su atención, gracias.

La Morena AnalfabetaTecnológica*

domingo, 26 de octubre de 2008

Limón al molusco

Con la novedad, estimados deschongados, de que el día de ayer hizo que mi fin de semana valiera la pena. Con un frío de la chingada y la tentativa de ir a ver a los Simplifiers en lugar de clavarme en el Salón Covadonga (gloriosa colonia Roma, esquina Orizaba y Puebla...), esperé aproximadamente una hora y media para atestiguar el lanzamiento del Chicotito Groove, segundo disco de los jazzeros Los Músicos de José. Con la sorpresa de que entre los participantes de la kilométrica fila encontré un rostro familiar escolar (entiéndase uno de los compañeros que exponía mientras ocurría la madriza que refiero en uno de los posts anteriores) y alguna faz que en mi pasado desfiló con honores, recibí con gustosa emoción las rolas de los gloriosos músicos, quienes tuvieron por invitados a algunos exintegrantes (entre ellos el famoso JOSÉ, recibido por dos tipos detrás mío con vítores graciosos...) y nada más y nada menos que Alejandro Otaola en guitarra para una de las rolas, misma que intitula este post.

El lugar retumbaba con el bailongo que salía del alma de todos los asistentes, entre chicas jipis y otros tantos tíos de gafitas y buena onda jipsterosa... feliz me encontré de haber visto sólo dos tipos usando palestina, suficiente para saber quiénes eran los posers presentes.

Increíble el encuentro cercano.

Finalmente, y para dar inicio a la gloriosa semana, hago una atenta invitación y recomiendo el disco mencionado con anterioridad, créame señor (señorita) lector@ que no se arrepentirá.

Sin más por el momento, se despide de ustedes su servidora,
La Morena de Fuego*

domingo, 19 de octubre de 2008

De onda, mano.

Pues, con la novedad de que, con un fuerte dolor de cuello tras haber mateado durísimo durante NIN y Mindless Self Indulgence en el Motorokr Fest, les traigo la recomendación auditiva de la semana (y probablemente del mes, con eso de que ya no posteo tan seguido, puesn').

Esta banda defeña tiene por vocal a Abel Membrillo, voz ya conocida por varios podcasts y un programa de televisión que no mencionaré. En fin. Su nombre es Comando Groovy, de buena nota y rolas desenfadadas para echar el dancin': tengo mi especial complacencia en rolas como La Ramera y Karaoke.

A disfrutar se ha dicho.

Síganse deschongando, sus pareceres serán bienvenidos en esta su humilde casa.

ARRROOOOZ ¡!

La Morena de Fuego*

domingo, 12 de octubre de 2008

...

Estoy re güey.

Seguiremos informando.

jueves, 2 de octubre de 2008

Sólo se olvida lo que no se recuerda (J. Sabina)

"Y la más efectiva subyugación y destrucción del hombre por el hombre
se desarrolla en la cumbre de la civilización, cuando los logros materiales
e intelectuales de la humanidad parecen permitir la creación de un mundo
verdaderamente libre.
Estos aspectos negativos de la cultura actual pueden señalar muy bien
la decadencia de las instituciones establecidas y la creación de nuevas
formas de civilización: la represión es quizá más vigorosamente más
mantenida cuando llega a ser más innecesaria."
Herbert Marcuse, Eros y Civilización (1965)



Plata sobre gelatina
Valeria Castel

Rumor de hormigas en la Plaza de las Tres Culturas.
El calendario marcaba la génesis de un inocente día par en octubre.

"De las lunas, la de octubre es la más bella",
azoro de tres bengalas fugaces que se esfumaron,
presagiando
el deceso de la sensatez.

Gris y carmesí, contra el sucio suelo patrio
que ahora era exclusivista,
una mano tendida sobre la mierda,
enormes (¡oficiales!) ventanas dentales silbando palabras entre aplausos solemnes,
colocando un candado sobre bocas y ojos,
garantizando un mutismo invisible.

Me duelen los pies.
No siento mis brazos.
El suelo es carbón caliente.
Mi madre va a preocuparse.
Mis hermanos.
¿Dónde está Pepe?
Pisé la mano de un cadáver frío.
Huelo a muerto.

Ignorancia con pistola y tolete,
terror justificado,
cortes en la piel.

No corran, compañeros. Es sólo una provocación.

La boca teñida de sangre, salino sabor en espasmos repentinos.
Soy reportero, señor.
Estudiante. Criminal. Instancias casadas.
No queremos Olimpiadas, queremos Revolución.

Las minifaldas en el ojo público.
Hermanémonos con el mundo entero, ingresemos al infame salón del desarrollo primermundista.
Raphael cantará en el Zócalo.
"Dos, tres, muchos topilejos."

No hay estudiantes, lo juro oficial.
Sólo estamos mi esposa y yo.
Mi hijo, hijito... Armando, ¿dónde estás?
Llamados en puertas de madera podrida, respuestas ausentes.
Pinches escuincles pendejos, vean lo que ocasionan.


Ni un solo papel en la plaza.
Mírala. Prístina. Cínica.
Hoy es 3 de octubre.

Y todo terminó
con las lágrimas de Fanny Cano tras una consoladora pantalla.
Leche caliente, cuerpos hediondos en locaciones desconocidas,
y una "locura de juventud" había sido sepultada.

Impunidad: denominación de origen.

jueves, 18 de septiembre de 2008

De lindas madrinas

El día de hoy merece un post obligado.

Pese a la protocolaria cultura de indiferencia homogénea en la que me insertó el destino al comenzar la carrera en una universidad que no tendré a bien revelar, debo decir que he presenciado uno de los sucesos más cagados de los últimos siete semestres.

Resulta pues que hoy tengo clase de tres horas (de 6 a 9, infamia)... lo sé, detalle absurdo y casi irrelevante. A ello súmenle el total desinterés de una clase corporativa y pendeja. Alright, lo ubico, estimado lector, en un salón lleno de tíos aburridos a morir, en medio de una exposición sobre un proyecto que a todos importa un rábano. En fin, tras unos cuantos bostezos, alborozo en la esquina del salón. Unos tíos comienzan a gritar y ¡madres!, los dos individuos de pronto se agarran a madrazos. Mientras un ojiverde (mamón, vestido de diseñador diario...) le acomodaba reverendos madrazos a un individuo con look ingenieril, todo mundo se alejaba hacia mi extremo del salón, agazapándose en confusión, y los dos sujetos al frente de la clase permanecían impasibles, al son de gritos como "animal, pendejo... a mí no me hablas así, cabrón... ¡!" (madrazo - madrazo - jaleo)... La chica que comparte mesa conmigo se acercó corriendo cual hipopótamo bizarro a jalonearme para que nos saliéramos, e ipso facto la maestra, una ancianilla cómica, salió corriendo mientras gritaba "¡UN POLI! MUCHACHOS ¡! DETÉNGANLOS... ¡!". Un tío quedó atrapado entre la madriza y los separaron, mientras el presunto ingeniero hacía gala de varios rasguños y madrazos en la cara, rojo y emputado. Segundos después, un policía chero llegó a contener la testosterona desbordada, y yo sólo atiné a voltear cuando el ojiverde era jalado fuera del salón, clavándome la mirada de un modo bastante bizarro. Perturbador.

Y así concluye la crónica modesta de lo sucedido un jueves en medio de la clase de tres horas. En fin, entre el desmadre, resultó que el motivo fue el emputamiento del ingeniero (o no sé qué madre), porque el otro güey había movido la mochila de su lugar: hágame usted el puto favor. Figúrese usted una hora entera de provocación pasiva que terminó en madriza y pánico histérico de la maestra (que, muy a mi parecer, se merece un premio de la Academia)...

A lo que sólo pude concluír que no falta macho mexicano en ningún lado, amén de tener ahora en mi top de lugares para partirse la madre un salón de universidad.

Caray, que esto ha sido lo más cagado que me ha ocurrido en los últimos meses. Tristeza.

Lo demás fue irrelevante, ya veremos a la burocracia del Tec en pleno comité disciplinario... mientras tanto, habré de citar a un compa bastante divertido y acertado: "Ahora tengo una razón para respetarlo... qué güevos de pararse en medio de una clase y partirse la madre."

Por su atención a estas alturas de la semana de tres días - a punto de fenecer -, gracias.
El acceso del macho mexicano y la testosterona a raudales, qué sensual. Recalco que tras no haber visto tan de cerca madriza en escuela desde la secundaria, esto fue divertidísimo. Habría que agradecerles también a los individuos la pérdida de una hora entera de clase mientras la maestra recobraba la tranquilidad psicológica para proseguir con el aburrimiento sin límites (ajúa!) un rato después.

Digamos que estas escenitas cagadas se repiten con poca frecuencia, creo firmemente que para mañana esto será una leyenda urbana.

En fin, he de dejaros por ahora. Deseo brutalmente que ría usted de los bizarros episodios de mi vida.

Deschónguense sabroso.
La Morena Tai*

(Lo único que lamento es no tener una fotografía de lo sucedido... eso hubiera hecho el post todavía más divertido... se las debo)


UPDATE: Me he enterado, compañeros, que el güey presuntamente ingeniero es en realidad un abogado. Uno muy emputado, por cierto.
Habiendo dado el detalle pendejo del día de hoy, seguiremos informando. Au ¡!

viernes, 12 de septiembre de 2008

Fiestas patrias

Dado que comienza la felicidad de las pedas patrias, he de decir, estimados y deschongados lectores, que me he puesto a hacer una ociosa reflexión sobre el saludo a la bandera. Me parece bastante injusto hacer una seña de saludo, a decir verdad (y si es que alguien me preguntara), yo saludaría diciendo "¿Qué pedo, mano?"... En fin, que esto es por disposición legal y ni qué hacerle.



Por otra parte, habría que pensar cómo carajo saludar a las banderas ajenas, y mire que se me han ocurrido ideas millonarias (ajá) para resolver esta duda que me abisma, como a muchos de ustedes (ehm, ajá de nuevo).

  • Si me pidieran saludar a las banderas de Finlandia o Noruega, a güevo me limitaría a gritar "HELL YEAH!", acompañado de la universal seña del rock & roll (no olvidar, nacida de los conciertos de Ozzy Osbourne cuando estaba más acá que pa' allá).











  • A güevo. Si me tocara saludar a la bandera del Sol Naciente, sólo me quedaría hacer cara de marica, gritar "KAWAII!" y hacer una seña inmortalizada en millones de fotos niponas:













  • Por otro lado, si me tocara saludar a la bandera de Cuba, no me quedaría más que hacer la seña que por obvias razones corresponde:


  • Por último, no puedo dejar de lado el saludo que me encantaría proferir a las banderas de EEUU y China...


Tras esta concienzuda reflexEÓN, no me queda más que desearles un feliz saludo de bandera y lindezas de alcohol y garnacha este puente.

¡ARROOOOOZ!

La Morena Tai*: Partidaria de la chela en bolsita.

(Me reservo el delicioso derecho de haber ofendido a alguien por el presente post)

domingo, 31 de agosto de 2008

La dispute

Por Valeria Castel

- ¿¡Qué carajo te pasa!? ¡¡Deja de mirarme así!!

- Perdona, te miraba el alma.

- ...

Instrucciones

Para situaciones como éstas, es preciso fumarse un cigarrillo, mantener los muslos apretados, y después imaginarse a Beto (EvaMalva), cantando/gritando/gimiendo "Malva": Ven... desgárrame, sangremos juntos sin miedo del dolor...

Figúrese usted.

domingo, 17 de agosto de 2008

Curiosidades en la tierra de la hoja de maple

Dado que la excelencia Priest (integrante del dúo diabólico con su servilleta) se encuentra en la gloriosa ciudad de Vancouver (¡salud!), tuvo a bien mandarme unas fotografías que bien podrán entretener al ocioso y deschongado lector que se pasee por acá.









Resulta pues que pa' no extrañar a esa pelirroja de mis amores, les comparto estas curiosidades bizarras, prometiendo volver con más en otra entrega de la bienhadada curiosidad chilanga por el país del Niágara (achíssss... ¡!):


Esto es fe y no mamadas.













Queda asentado que este debe ser el mejor deli de la existencia: cualquier lugar que lleve por nombre algún artificio relacionado con el doggy style está entre mis lugares favoritos sin conocerlo.







Esta es, por bastante, una de las fotos más creepy que he visto en mi existencia. Tomada por mi mitad femenina conocida como Priscilla Robles (yeah!), muestra el sadismo de Vancouver para con las cabezas de unicel femeninas. El plano holandés rockea.



Habiendo mostrado escenas bizarras como es costumbre, me retiro, no sin antes decir:


¡Arrrrrrrrrrroooooooooooz!



Seguiremos informando, en colaboración con la chica de mis amores en Vancouver.


El Deschongue se pone internacional, ajúa ¡!

martes, 12 de agosto de 2008

Tiempo de calidad

En un afán de compartir lo que hacíamos en la gloriosa universidad el semestre pasado, doy a conocer el proyecto más ambicioso en que nos hemos visto involucrados Cyn, Priest, Puma y yo: (fanfarrias) (léase con eco de plano de presencia) "LA LISTA DE LOS NOMBRES ALTERNOS AL PENEEEEE".

En fin, hemos de confesar que no logramos llegar a los cien, pero ahí vamos. Solicitamos la colaboración de lectores ociosos para llenar los tres que faltan.

Ahí les va la guarrez.
Arrrooooozzzz ¡!

La Morena Tai*



Nombres alternos al pene

verga
pajarito
perinola
pinga
palo
polla
falo
miembro
virilidad
pancho
plátano
pito
la sin dientes
la sin hueso
el tuerto
serpiente de un ojo
segunda cabeza
vara
el ojón
la pelona
la peluda
la macana
manguera
reata
salchicha
chosto
chóstomo
“ahí”
la “cosa”
el “ese”
el silbato
corneta
el agarrado
tornillo
ñonga
tercera pierna
el minero
el gusanito
pilín
pollo
pispiote
micrófono
“los chescos”
pepino
“mi amigo”
Pitágoras
poronga
chile
pistola
picha
cheto
el mión
la de miar
la perica
el “thingy”
periquito
el coso
la moronga
chilaca
pipí de niño
tambache
pirula
pirulí
pipidulce
camote
pistroche
pizarrín
Julián
el ojo sin pestañas
la de la pielesota
cara de haba
peneque
el dedo sin uña
pianito
el fierro
la que cuelga
tilín
verdura
palanca de velocidades
arma
garrote
boa
cabezón
cíclope
cuaresmeño
dedo
espada
flauta
junior
leño
palo de amor
pistón
verija
fusil
el que suda blanco
el que llora espeso
la que hace niños

miércoles, 11 de junio de 2008

We DO care about the Young Folks

[Parte de las vivencias dudosas de una escritora. Pa' la novela va]


En términos generales, la música de Peter, Björn & John me recuerda a tí, e incluso Homecoming, de The Teenagers. Ese aire popero "jipsteroso" de quien posee ese estúpido carácter creativo y eternamente cogitabundo. Fuiste tú mi segundo polvo, y quizá mi transición completa hacia esto que la vida ha hecho de mí: quien por lascivia puede mover el mundo, con los labios, la piel y la mente dispuestas. Fuiste tú quien me enseñó a rendir culto al sexo conveniente, al follar/joder/tirarse a aquél o aquéllos en quien uno tiene puestas sus complacencias. Tú terminaste con esa noción, y en un nefasto incidente, me hiciste nacer de nuevo con ojos regalados. No sé si te debo alguna especie de gratitud por haberme puesto en el horizonte que ahora conozco bien, bajo la premisa de encontrar estética en cuanto fuere, del orgasmo como el único placer real y gratuito de esta vida, como un pequeño motor que hace la existencia soportable.

Por espacio de incontables lunas me lo he preguntado.

Quizá la respuesta sea un irrevocable "sí".

Gracias por regalarme la disposición de convertirme en una paradoja viviente entre la misantropía y el ansia de amar a cualquiera que pueda servir a mis deseos bajo cualquier término.

Gracias por, al fin, haberme convertido en una artista completa.

Los polvos, la lujuria, los interminables pensamientos concupiscentes en calidad de estrategias, te los debo. Te mereces una apología... eso he concluído.

miércoles, 7 de mayo de 2008

¿Qué ching...?

Ha llegado el momento...
¡De publicar fotos que no le importan a nadie!





La Morena de Fuego* con cara de yonqui y Priest con cara de asesina, en una foto chairísima, tomada en las Hamburguesas de Fuentes (¡sabor!) un miércoles por la noche.


¡Disfrutad!


¡Te amo mucho, ChocoPris!

(Más que a los Chocotorros)





¡Les mintieron! Yo soy la verdadera hija del caníbal :)

Mordiendo a Pumita.
(Juro que no me lo comí, snif)
¡A tí también te quiero, San Güey!


¡Alegría!
Fin.

martes, 29 de enero de 2008

Carta de un escritor: viñetas para el novel mentiroso

Por Valeria Villegas (a.k.a Morena Tai*)
Escuchando: Karma Police - Radiohead

For a minute there, I lost myself...
  1. Estimado lector: Abrúmese usted ante lo que acaba de leer en el título. No soy un escritor retirado. Habrá de perseguirme este vicio hasta que sea yo comida para gusanos en términos prácticos.
  2. Critique, cuestione, llore, odie con intensidad, ame sin reparos. No de jamás por sentado lo que un hipócrita como yo, y otros tantos, le presentamos. Somos escritores: mentirosos de profesión y vocación que reciben aplausos por engañar. Somos escritores, malditos y abandonados a la terrible levedad del ser, a la temida suprasensibilidad.(1)
  3. Mis más aplaudidas (mentiras/gilipolleces/máximas pretensiosas) fueron concebidas en el sucio rincón de los cigarrillos y el café. Jamás del vino, éste le pone espirituosamente falso. No lo emplee a menos de ser un experto.
  4. Uno de mis más grandes amores (no hablo por todos, nunca me hicieron gracia las generalizaciones entre tanta excepción a la regla...) fue y será creeer que al mundo le interesa lo que tengo que decir, o aquéllo que me siento obligado a plasmar. Nunca escribí para nadie que no fuera yo.
  5. Como expresaba Nandino, jampas privé a mi carne ni a mi alma de ningún placer, por reprobable que éste resultara. Supongo desde siempre que la desfachatez es la eterna compañera del verdadero escritor.
  6. Advierta cuanto está alrededor. Todo es propicio a la experiencia estética. No tema vivir en tal dimensión: por experiencia propia, he de decirle que no es tan malo como se rumora.
  7. Ríase de sí mismo (no hace falta mencionar que usted el mejor crítico). No tema al ridículo: 99% de la vida transcurre dentro de éste.
  8. "Sean realistas, pidan lo imposible." "¡La imaginación al poder!". Ambas de Marcuse. Deje de temer por nimiedades estúpidas: "El mundo es de los osados", como bien decía Wilde.
  9. Alimente sus demonios, deje de temerles. Esto último constituye la enorme diferencia entre el escritor osadamente verdadero y el gilipollas mamón que pretende concebir una legendaria novela en treinta minutos.
  10. Disfrute la infamia, tema mirar hacia adentro, pero hágalo. Aún siendo una perspectiva nada halagadora, no queda más que el sentimiento y el calcinante fuego de la pasión que uno puede concebir. Aliméntese de la duda ajena, y nazca cuantas veces sea necesario. Muera de amor, que le hace sentir vivo. Como decía Nietszche, lo que no mata, le hace más fuerte (y más deliciosamente gilipollas si me pregunta).
  11. Los escritores somos hierba mala que nunca muere. He dicho.
  12. Viva del alma vieja dentro de usted. Siempre he sostenido tal convicción: los escritores, raza condenada y extraña, somos la personificación del alma perpetua de bacanales.
  13. Paladee la ironía y el sarcasmo, que la vida se teje de ellos.

Después de tales pretenciosas consideraciones, sólo me resta invitarle a la nada. Viva. Es usted un escritor.

(1) Como yo gusto de llamarle. Nota de la redacción.

martes, 8 de enero de 2008

Sobre el amor: Fase terminal

Por la Morena Tai*
Escuchando: In my life - The Beatles


- Oye... ¿Así se siente el amor?

- Pues... no estoy seguro. Creo que se siente... pero a veces quisiera poder tocarlo. O verlo, o tirarlo a la basura. La verdad no sé bien.

- Hay veces en que pienso que llegó como una especie de enfermedad y no se irá nunca. Decidido. Es un mal crónico. ¿Quién sabe...? Quizá hasta me reduzca 10 años de vida. No podía ser tan malo. Diez años son diez toneladas de mierda.

- Ey, no seas tan dura contigo misma. Dime una cosa... ¿te duele aquí? (presiona el pecho, del lado izquierdo)

-... creo que sí. Me duele cuando me río.

- Y... ¿aquí? (presiona sus sienes)

- A veces. Me duele cuando me voy a dormir y de repente aparece su imagen en mi cabeza. Es una especie de punzada, casi siempre acompañada de su presencia inexplicable yaciendo a mi lado cuando me voy a acostar.

- Vaya... creo que sí es algo grave. Dolor, alucinaciones. Quizá sea demasiado tarde. Creo que debo decírtelo. Es mi responsabilidad...

- ¡Habla, carajo! ¿¡ QUÉ PUTAS ME PASA !?

- Pues... estás enamorada. Así es. Ya se alojó en tí, y seguirá creciendo. Lamento decírtelo así, pero tienes que saberlo. Ya llegó al corazón, y ahora se extiende en el recuerdo, en la cama, en todo lo que haces. ¿O me equivoco...? No hay mucho que hacer ahora. Esto es terminal.

- ¿¡ Fase terminal !? ¿¡ Y hasta ahora me entero !? ¡¡¡ Esto es una pendejada !!! ¿¡ Qué sigue !?(grita, exaltada al borde del llanto)

- Pues, creo que un colapso nervioso. Cálmate. Anda, fúmate un cigarrillo.

- (Prende el cigarrillo) Pero... ¿cómo pasó? ¿Cómo es que esto avanzó tan rápido? ¿Fueron los pensamientos continuos? ¿Fueron las canciones? ¿Qué...?

- Pues... a veces creo que fue todo eso. No me preguntes... Uno no se da cuenta de esas cosas. Supongo que tienes que aceptarlo. Así quizá sea más fácil. No intentes darle solución ahora.

- Pero... es que me pica el pecho, no puedo dormir, mis piernas tiemblan, y parece que he perdido la razón. Ahora mi razón le pertenece. ¿Te das cuenta? ¡¡ Soy un puto guiñapo !!

- Entiendo cómo te sientes. Yo...

- Ay, por favor. Dudo que lo entiendas siquiera un poco. No puedo más. Estoy al borde de la locura. Pareces demasiado tranquilo para haberte enfermado así alguna vez.

-Creéme, te entiendo más de lo que piensas. Yo... en alguna ocasión me enamoré.

- ¿Y qué pasó?

- Ella nunca lo supo. Supongo que resultó más fácil.

- ¿Por qué no se lo dijiste...? Bueno, eso no importa. Te curaste. Eso quiere decir que todavía puede pasar lo mismo conmigo. La amabas y ahora estás bien. Dime que...

- Ey... no te equivoques. Voy a decirte un secreto: nunca me curé.

- ¿¡ Qué dices !? ¿¡ Esto durará para siempre !?

- Pues... si no es en esta ocasión, la enfermedad persistirá de manera continuada. Quizá olvides esto dentro de algunos meses, semanas, qué se yo. Pero no gano nada con mentirte, corazón. Acostúmbrate. El amor es una especie de cáncer. Cuando menos te das cuenta ya está ahí, como una destrucción pasiva y discreta. Y no, jamás se va. Resígnate, así son las cosas.

- Me lleva el carajo. Creo que no hay salida alguna. Así voy a quedarme. Tienes razón.

- ¡Vaya! Comienzas a entenderlo. Déjalo ya. Este es un mal crónico. La oena no se va sin dar batalla. El amor tampoco. Se queda, quieras o no. Duele, escoce en los ojos, arde, punza, sangra...
Mientras tanto, fuma... esperemos a que esto se consuma. Mientras existan cigarrillos, sandeces amorosas, canciones que lo condonen y comezón en el alma.